Reseña del libro: El cuaderno dorado


Desde aquellos años en los que la Segunda Guerra Mundial asoló  el mundo, destruyéndolo, y acaparando después la década de los cincuenta, vamos descomponiendo, en los desordenados trazos de un diario con forma de rompecabezas, cada única pieza de la singular y agitada vida de la escritora Anna Wulf. A través de las experiencias de dos amigas liberales e independientes, Molly y Anna, nos introducimos en una sociedad y una época en la que todavía sus costuras se cosen entre ciertos convencionalismos que ataban a las mujeres tras las cortinas del hogar, y que, por el contrario, ellas creen haber dejado irremisiblemente atrás; buscando un equilibrio entre sus deseos y sus relaciones sentimentales; sepultando entre las guijarros del camino sus respectivos fracasos matrimoniales; o sintiéndose aliviadas de cualquier amenaza que las oprima. Es por esa razón, justamente, por lo que son las protagonistas de la novela titulada Mujeres libres. Del mismo modo, como extraídos cautelosamente de una vigorosa tela de araña, van apareciendo los distintos cuadernos, cuyos vivos colores nos muestran las alternativas realidades contenidas y, a veces, empañadas en las palabras garabateadas de Anna. Al sumergirnos entre las láminas del Cuaderno negro entrevemos a Anna en el marco colonial de los días de la guerra; totalmente implicada en resolver la acuciante problemática de discriminación racial que atañe a la población negra de toda África, continente donde ella reside en aquel momento. Si exploramos entre las tapas del Cuaderno rojo nos encontramos con una Anna revolucionaria, miembro del Partido Comunista y acorde con su lucha ideológica, aunque con el tiempo esos cimientos también acaben desmoronándose. Cuando nos adentramos en las páginas del Cuaderno amarillo visualizamos a Ella, el personaje que ha creado Anna fruto de su propio reflejo en la mayor parte del relato. La perspectiva que nos ofrece el Cuaderno azul al observar entre líneas, vuelven a ser gajos desglosados del pasado que ha deparado la vida de Anna repleta de firmes pasos hacia delante y, al mismo tiempo, camuflada de culpabilidad y resentimiento. En conjunto, uniendo las hebras de todos los bloques narrativos, encajados dentro de una original y peculiar estructura, vamos siguiendo los cambios y transformaciones de Anna Wulf, en ese cuarto propio, ante su mesa de caballete y mirándose en sus huecos internos, en un espacio que le reconforta y siente como suyo.

“El cuaderno dorado” nos presenta un entramado, ensortijado y complejo, envuelto por la novela Mujeres libres, en la cual, por medio de un hilo conductor, se amalgaman los demás cuadernos, como si fueran relatos hilvanados en el telar de la narrativa principal. Con un lenguaje contundente y denso en extremo, Doris Lessing nos muestra a unas mujeres emancipadas, alejadas de la argolla masculina y eligiendo su modo de vivir, pese a las trabas impuestas; sin embargo, por un lado, continúan bregando interiormente entre los rescoldos de mujer tradicional que, en ocasiones, aún albergan; y, en cambio, por otro, se inmiscuyen, a la perfección, en el papel representativo de la mujer moderna. De hecho, nos traslada a aquellos años precursores de los movimientos feministas que, más tarde, demostrarían toda su fuerza, anticipándonos, igualmente, a la primordial importancia que el sexo y sus connotaciones van a tener para estas mujeres. La homosexualidad, así como el discurso político o la imperante desigualdad de raza van a conformar los temas más influyentes a lo largo de esta obra maestra, que entremezcla la imaginación, el fantástico mundo de los sueños o las injusticias sociales y de género para hablarnos de principios, moral, reflexiones y pensamientos, claves que terminarán descubriendo las cifradas identidades que confluyen en el conocimiento de una misma.


*Reseña: Raquel Victoria

Comentarios