Reseña del libro: Un jardín entre viñedos

En agosto de 1926, Rodolfo Montero viaja a París para aprender el proceso de vinificación, su padre es dueño de un extenso viñedo y elabora vino en Cariñena. Alterna sus días de crápula recorriendo los locales de moda parisinos con su amigo Marcel y preparándose para tomar las riendas del negocio familiar. Entre fiesta y fiesta descubre a la gente más chic de París, un ambiente seductor para un joven abogado que ansía divertirse antes de sentar la cabeza.

En casa de Cole Porter conoce a una joven ninfa que baila como nadie y Rodolfo queda hechizado por sus rítmicos movimientos y por su espectacular belleza. No imagina que su hada es la hermana pequeña del distinguido Marcel. Enseguida intiman, y la pasión los devora cuando Rodolfo recibe un fatídico telegrama: su padre ha muerto. Ha de regresar inmediatamente a Cariñena, pero no puede alejarse de su amada y decide casarse con ella antes de partir hacia España.

La Casa de la Loma, perdida entre viñedos, rodeada de nieve y azotada por el cierzo, recibe a la pareja de recién casados. Solange es una flor exquisita, acostumbrada al lujo y a las fiestas, el brusco cambio en el estilo de vida, el choque cultural y la soledad afectarán a su ánimo. Tendrá que acostumbrarse a sobrevivir en un duro entorno rural, donde las gentes sencillas se asombrarán e incluso se escandalizarán al verla lucir sus modelos de Chanel, su maquillaje, sus costumbres tan distintas.

Rodolfo, por su parte, tendrá que afrontar la pérdida de su padre en circunstancias extrañas; el cuidado de Dionisio, su hermano mayor, que desde que regresó de la guerra de Marruecos es un espectro alcoholizado; la dirección del negocio familiar, que no atraviesa su mejor momento; las viejas rencillas entre los Montero y Severo Andrade, otro viticultor de la zona… Un sinfín de complicaciones que le separarán de su amada y acabarán influyendo en su matrimonio.

Carmen Santos ha escrito una novela espectacular, que crece despacio y madura como la garnacha, adquiriendo tonalidades y cualidades que la hacen imperecedera en el recuerdo del lector. Un jardín entre viñedos es una historia que se disfruta como una copa de buen vino, despacio y dejándose invadir por el color rojo brillante de la pasión, por los aromas afrutados de los días felices y por el intenso sabor de las emociones.


*Reseña: María Dubón

Comentarios