Reseña del libro: Historia de una maestra

La escuela no es un lugar para hacer fieles, sino un lugar para aprender lo más posible y llegar a ser hombres y mujeres cultos.


La novela Historia de una maestra forma parte de una trilogía a la que siguen los títulos: Mujeres de negro y La fuerza del destino. Josefina Aldecoa narra en ellos las vidas de su abuela y de su madre, ambas maestras en colegios rurales.

Historia de una maestra comprende el periodo que va desde los años 20 hasta el comienzo de la guerra civil española. Era un día de octubre de 1923. Gabriela López Pardo, la protagonista, acaba de cumplir 19 años, se encuentra en Oviedo, a punto de recoger un certificado que la acredita como maestra. Su sueño se ha hecho realidad. Al conseguir una plaza en propiedad, tras tres interinidades, viaja a Guinea Ecuatorial. Un mundo nuevo la espera cargado de sorpresas y de dificultades que la harán más fuerte y ratificarán su vocación docente. Aquellos niños marcados por el hambre, la enfermedad y el atraso quedarán para siempre en su recuerdo. Al final, la soledad, las habladurías por su amistad con un hombre negro, Emile, y las fiebres, determinarán su regreso a España.

Su boda con Ezequiel, un maestro de ideas libertarias destinado en el pueblo de Arriba, y el nacimiento de su hija Juana, serán el inicio de una nueva etapa personal y laboral, pues la pareja aboga por la escuela abierta e incluso imparten clase a adultos.

El traslado a un pueblo minero asturiano será un factor determinante para ver otra realidad social, las penurias económicas, la dureza del trabajo, la perentoria necesidad de un cambio que la República no logra materializar, animan a Ezequiel a unirse al grupo que planea unas revueltas como medida de presión. La cárcel y la ejecución vendrán a sumarse a las dificultades que habrá de afrontar Gabriela.

Josefa Rodríguez Álvarez, Josefina Aldecoa, además de escritora fue pedagoga y fundó en Madrid el Colegio Estilo, basando su ideario en la Institución Libre de Enseñanza: con amplia formación humanística y sin clases de Religión, algo impensable en la época. Historia de una maestra es el retrato de un tiempo no muy lejano de nuestra historia, de un país que atraviesa un periodo convulso, el previo a la guerra Civil, y de unas gentes abocadas a la miseria y sin recursos para defenderse debido a su analfabetismo. Con un ritmo ágil y ameno, Josefina Aldecoa describe las duras condiciones de trabajo de los maestros y  maestras de la República, no siempre bien aceptados en un entorno rural, puritano, religioso y tradicional.

Josefina Aldecoa dedica esta novela a su madre, ya que era ella la que le contaba sus vivencias como maestra, y hace explícito en el prólogo su homenaje a los maestros de la República, que trabajaron en unas durísimas condiciones y se esforzaron por sacar a España de la incultura que padecía.

*Reseña: María Dubón

Comentarios