Reseña del libro: El abanico de seda


Recorremos sobre lotos dorados, los interminables rituales de la cultura china del diecinueve, marcados acusadamente por una costumbrista sociedad patriarcal insufrible ante el martirio y el lamento femeninos, entonados suavemente por las mujeres en sus fiestas y celebraciones propias. Desde la habitación de arriba, vemos a Flor de Nieve y Lirio Blanco en su pequeño mundo interior, observando juntas a través de la celosía ese otro mundo exterior que se extiende por los largos campos de arroz, donde ya jamás podrán correr y menos aún podrán llegar a tocar. La milenaria ceremonia practicada desde tiempo remoto, les ha otorgado la exclusividad de amarse eternamente con los lazos más fuertes que existen, ésos que les llevarán a ambas a compartir el resto de sus vidas como verdaderas almas gemelas.

Por medio de infinidad de mensajes secretos plasmados en los caracteres de una escritura únicamente utilizada por las mujeres, Flor de Nieve y Lirio Blanco se confesarán sus pesares más horrorosos y sus sentimientos más puros y honestos a veces arraigados a las diferencias de clase de cada una de ellas.

Unidas aunque acalladas sin ninguna misericordia por el incierto destino al que se tienen que enfrentar a cada momento, nos enseñarán a movernos tras las paredes que aguarda la habitación de las mujeres, llevadas por sus manos aprenderemos cómo sueñan con ese mundo que nunca les pertenecerá, porque el sitio que les corresponde siempre estará entre la cocina y la aguja de tejer y así, sus años de arroz y sal transcurrirán pendientes de sus hijos y relegadas dentro de la casa su esposo. Sin embargo, Flor de Nieve y Lirio Blanco buscarán su particular huida, reflejando en cada uno de los pliegues de su abanico, emociones y sentimientos que escribirán su vida conjuntamente.

“El abanico de seda” nos transporta intensamente a la China imperial del siglo XIX. Nos transmite con pulcritud la crueldad utilizada contra las mujeres chinas, a las cuales creían inferiores a los hombres y por ello y con suma ignorancia e intolerante injusticia, las trataban como si fueran una rama inútil de sus familias. Nos acerca a la sociedad tradicional china, hermética, jerarquizada hasta el límite, sometida y asfixiante hacia la mujer y nos introduce con esmero y profundidad en el reino interior femenino de sus antepasados, destapándonos secretos velados, quizás aún desconocidos en occidente.

*Reseña: Raquel Victoria

Comentarios