Reseña del libro: 84, Charing Cross Road


Las letras navegan incansables entre el delicado oleaje marino que separa en la distancia a Helene y Frank. Entre Nueva York y Londres se despierta una inusual correspondencia que perdurará con el tiempo, un inmenso puente en el que admiramos y recuperamos libros clásicos y universales, notando el tacto aterciopelado de los más antiguos o el característico olor que nos sigue embriagando todavía hoy. Helene y los libreros de “Mars & Co” compartirán una tierna y larga amistad que traspasará las fronteras de lo estrictamente comercial, para zambullirnos en los ensueños londinenses de Helene y enseñarnos el firmamento que sitúa su propio espacio, ocupado por las miles de páginas que componen unos libros únicos.

“84, Charing Cross Road” nos crea un ambiente donde los libros junto con las cartas cobran un singular protagonismo, marcando una imborrable huella y abriendo una ventana postal que esparce su cultura a dos continentes diversos pero anclados entre sí.

*Reseña: Raquel Victoria

Comentarios