Entrevista a Raquel Victoria

En 2013, Raquel Victoria ha publicado su primera novela  Las raíces de la encina. Es la  historia de sus propias raíces y en particular  de aquellas mujeres que sobrevivieron al hambre y a la miseria en tiempos difíciles. Son tres generaciones de mujeres que luchan por salir adelante en un pequeño pueblo de la España profunda en el convulso siglo XX.
 

 
¿Por qué escribes? 
Porque escribir se ha convertido para mí en algo esencial en mi vida, es como una necesidad y forma parte de mí misma. Es una manera de poder expresar con mis propias palabras lo que pienso y lo que siento. Además me da una satisfacción personal que jamás había experimentado antes y que espero que ya siempre me acompañe.

Tienes algún ritual o manía a la hora de escribir. 
Ninguno en especial. Puedo decirte que me gusta escribir cada capítulo de tirón o que siempre escribo con bolígrafo si te refieres a algo así.

¿Cuáles son tus referentes literarios? ¿A qué autores/as admiras? 
Es difícil contestar a esta pregunta. Me gusta la novela histórica y aquella que te va llegando, que te conmueve según la vas leyendo. Te voy a citar “La casa de los espíritus” porque fue para mí en su momento el paso hacia la literatura ya de adultos, algo que supongo que debo agradecerle a ese libro en concreto. Hay muchos autores/as y más libros todavía que me han dejado huella y que podría nombrarte, pero la lista sería larga y seguro que me dejaría alguno porque creo que la riqueza literaria está precisamente en su diversidad.

Planificas tus obras o dejas que la historia te lleve. 
Sin duda la historia me lleva, la novela sale sola. Cuando voy a empezar tengo un pequeño argumento en la cabeza, pero en cuanto mis personajes toman fuerza son ellos los que me van llevando. 

¿Cómo documentaste tu obra? ¿Fue un proceso laborioso adentrarse en el periodo histórico en el que transcurren los acontecimientos? 
Me documenté bastante con libros de historia sobre la sociedad española en el siglo XX, para poderla ambientar y situar a mis personajes en todos los momentos históricos y sociales que se reflejan en la novela, aunque la mayoría de las veces sufran solamente las consecuencias derivadas de ese trágico tiempo que les toca vivir. Además el testimonio de mi abuela me ayudó a contrastar lo que ella me contaba con lo que yo leía.

¿Los personajes protagonistas de Las raíces de la encina son reales o inventados? 
Bueno, hay un poco de todo. Hay alguno que si es inventado pero la mayoría son mujeres que existieron realmente, son mis antepasados, las mujeres de mi propia familia, aunque están retratadas como yo pienso que serían ellas en realidad porque de las dos primeras generaciones apenas he conocido datos.

¿Cómo afrontaste el reto de escribir tu primera novela? ¿Qué o quién te la inspiró? 
Hace unos tres años y pico mi abuela comenzó a contarme vivencias y anécdotas de su niñez y juventud, eran historias que nunca me había contado hasta entonces y para mí fue todo un descubrimiento, algo en mi mente me hizo imaginarlo todo de tal manera que necesité plasmarlo en el papel y desde que puse la primera palabra ya no pude parar hasta poner la última.

¿Influirá la acogida del público en las decisiones y proyectos que tomes a partir de ahora sobre el oficio literario? 
La opinión del lector y la crítica siempre va a ser muy importante para mí en el sentido de aprendizaje en torno a la escritura. Sin embargo, yo seguiré escribiendo lo que a mí me gusta y de la manera que a mí me llena porque solamente así me apasiona escribir y no puedo entender la escritura de ninguna otra forma.

En tu novela las mujeres protagonistas son de extracción sencilla y popular, viven casi en la pobreza, aunque también aparecen mujeres mejor situadas económicamente. ¿Qué te interesó más señalar de las dos posiciones lo que tenían en común o lo diferente? 
Aunque parezca incluso extraño, creo que tenían más cosas en común de las que las separaban a distintas esferas sociales. La mayoría de ellas vivían el mismo destino que se les otorgaba por el hecho de ser mujeres en aquellos tiempos: Ser madres y esposas y no poder elegir su propio camino en la vida.

También abordas distintos momentos históricos. De Concha a Benita, es decir, de abuelas a nietas hay un cambio de vida, sin embargo muchos aspectos son iguales. ¿Cuál de estos aspectos te interesó poner más de relieve y por qué? 
Creo que el aspecto más influyente que tienen en común Concha y Benita es el machismo con el que son tratadas por sus maridos. Las dominan psicológicamente y les hacen ser unas mujeres desgraciadas. Me pareció importante resaltarlo ya que aunque es muy triste, la realidad es que hubo gran cantidad de mujeres con el mismo problema en aquella época, les anulaban por completo como personas. Hoy siguen existiendo infinidad de casos así y ojalá todo esto pudiera concienciar algo más a la sociedad en la que vivimos.

¿Has encontrado diferencias entre la vida de la mujer en el mundo rural y la urbana? Si es así, ¿crees que siguen existiendo esas diferencias? 
Sí, creo que el entorno rural sigue manteniendo una mentalidad más cerrada. En la ciudad somos todos más tolerantes pero aún así todavía queda mucho por recorrer.

Tu novela comienza retratando a las mujeres como personas sujetas a la tradición, el hombre manda y la mujer obedece, intentan sobrevivir en una época de muchos problemas, sin embargo hay dos, María y Benita, que sufren una importante evolución a lo largo de la narración. 
Sí, claro. María es un personaje que va cambiando, al principio aunque ya es una mujer bastante impulsiva mide un poco más lo que hace, después ella se va descubriendo a sí misma y lucha con todas sus fuerzas para vivir amando y siendo una mujer libre. Benita en cambio, primero es una chiquilla alegre y luego se va convirtiendo en una mujer que lo único que le rodea es el sufrimiento.

¿Piensas que ellas son un mayor referente para las mujeres de hoy en día que las tradicionales? 
Sí, tanto María como Benita podrían representar los sueños y las frustraciones de una mujer tanto de entonces como de ahora.

Estás trabajando en una nueva novela, ¿puedes adelantarnos algo de ella? 
Se desarrolla en la misma época que “Las raíces de la encina” y las protagonistas vuelven a ser mujeres pero tienen un punto de vista y un pensamiento muy diferente al de las mujeres de “Las raíces de la encina”, son mujeres menos sumisas, más lanzadas y con capacidad para elegir su propio destino.

Comentarios